El momento óptimo de la cosecha dura unas dos semanas que es cuando la planta alcanza su máxima potencia y la concentración de THC es mayor. Cuando con una lupa o microscopio comprobaremos los cogollos de las partes altas de la planta y cuando veamos que los tricomas están de color lechoso y alguno ya adquiriendo tonos ámbar, será el momento ideal.

 

 

Preferiblemente se debe cosechar tras un día de sol y a ser posible sin que la planta esté humedecida por el rocío de algunas zonas a estas alturas del año, puesto que hongos como la botritis se desarrollan muy bien en estas condiciones e incluso en el secado pueden afectar a la cosecha.

En cultivos de exterior sobretodo, es muy común que mientras las zonas superiores de la planta están maduras, los cogollos inferiores aún no, por éso es preferible ir cosechando aquellas ramas que estén maduras e ir dejando que el resto siga evolucionando. En cultivos de interior ésto suele suceder menos y cosecharemos toda la planta a la vez.

A estas alturas ya deberíamos haber previsto un buen lugar de secado, lo ideal un sitio oscuro, seco y bien ventilado en donde podamos colgar las ramas boca abajo. Una excelente opción son los ARMARIO DE SECADO, que proporcionan unas condiciones óptimas.